Business

Puntos clave que debes abordar en cada presentación de una nueva empresa

Pinterest LinkedIn Tumblr

Los fundadores de empresas presentan las características de su solución y se olvidan de otros elementos esenciales del nuevo negocio.

Klever Tee Time / Redacción

Todos odiamos que se rechace nuestra propuesta, cuando un poco más de esfuerzo y deberes podrían acelerar la financiación y el lanzamiento de tu startup. Por supuesto, puedes encontrar estos elementos plasmados en muchas de las plantillas y herramientas de planes de negocio que existen.

Sin embargo, no está de más contar con una sencilla lista de comprobación para que los fundadores de nuevas empresas y los propietarios de nuevos negocios se aseguren de que han cubierto correctamente todas las bases clave, incluyendo las siguientes:

1. Definir y centrarte en un único segmento de clientes.

Las propuestas de negocio suelen dirigirse a múltiples segmentos no relacionados, como consumidores, empresas y administraciones públicas. Ninguna startup puede reunir los recursos y la experiencia necesarios para atacar todas estas oportunidades al mismo tiempo, por lo que es recomendable centrarte de forma clara y cuantificada en una sola para mantener la credibilidad.

2. Cuantificar tu propuesta de valor para los clientes.

“Es bueno tener” y “mejorar la usabilidad” no son propuestas de valor por las que la gente gaste dinero o soporte cambios. La cuantificación del valor en términos de dólares o tiempo ahorrado es mucho más atractiva. El valor social, como proporcionar la última tendencia de moda, es secundario pero también importante.

3. Proporcionar fuentes de ingresos iniciales y a largo plazo.

“La gratuidad” no es un modelo de negocio que despierte el interés de los inversores. Todas las empresas, incluidas las sin ánimo de lucro, necesitan una fuente de ingresos viable para cubrir los costes de funcionamiento y sostenibilidad. El modelo de ingresos más atractivo hoy en día para los servicios son las suscripciones; para los productos, son las ventas y la asistencia.

4. Mostrar un margen de costes de al menos el 50%

Proyectar un margen de costes bajo, con un compromiso de bajos gastos generales y trabajo duro, no es convincente. Los inversores saben que los gastos operativos y de los empleados son siempre más altos de lo previsto, por no hablar de los costes de adquisición de clientes, los gastos de capital y las iniciativas competitivas en curso.

5. Identificar tu propiedad intelectual o “salsa secreta”.

Desgraciadamente, las startups con un producto innovador pero sin protección se ven rápidamente superadas por competidores más grandes y con más recursos. Los recursos de los competidores incluyen mayores activos en efectivo, personal capacitado, clientes existentes y una marca conocida en el mercado. Las patentes son un buen punto de partida.

6. Especificar un canal de clientes principal para las ventas.

Hoy en día, el canal más común y exitoso para las nuevas empresas es el comercio electrónico. Intentar distribuir inicialmente a través de la venta al por mayor y al por menor, así como online, es muy arriesgado desde la perspectiva del inversor. Otros canales viables serían la concesión de licencias, la contratación, la marca blanca y los servicios.

7. Ofrecer una experiencia de cliente memorable.

Los clientes modernos son sensibles a la relación total con el cliente, incluyendo la compra, la transacción, el servicio y la asistencia. Hay que convencer a los inversores de que se destacará en estas áreas, así como atraer más clientes nuevos, mantener la lealtad de los clientes existentes, impulsar la repetición del negocio y aumentar las ventas.

8. Convencer de que entiendes a la competencia.

Elige a tus tres principales competidores y destaca tus ventajas sobre cada uno de ellos, sin degradar a ninguno. Ningún inversor creerá que no tienes competencia o que puedes tener éxito en un mercado que ya está poblado por docenas de competidores. Describe tus actividades clave para ganar.

9. Destacar los puntos fuertes de todo el equipo y los socios.

La mayoría de los inversores admiten que invierten en las personas tanto como en la solución. Asegúrate de que entienden por qué tú y tu equipo son las personas adecuadas para hacer que este negocio sea un éxito.

Lo mismo se aplica a tus asesores, tus relaciones con los socios y tus actividades de liderazgo en el sector. Después de destacar todos estos elementos, no olvides pedir lo que necesitas. Tienes que especificar qué cantidad de inversión necesitas, cómo piensas utilizarla y a qué porcentaje de tu patrimonio estás dispuesto a renunciar para conseguirla.

Todo el mundo tiene que sentir que estás proponiendo una oportunidad en la que todos ganan. Utiliza tu pasión y tu convicción para conseguir lo que necesitas.

Escribe un comentario